lunes, 8 de julio de 2013

[cinematógrafo] el trailer más largo del mundo [spring breakers]



1. por fin pudimos encontrar una versión no filmada del cine en the pirate bay...

vimos spring breakers (harmony korine, 2013). AKA gabriella-montez-y-hannah-montana-se-ponen-putas. porque eso es lo que nos vendieron ¿no? la enésima variación baywatchense de midnight express (alan parker, 1978) en la que la simpática y tersa juventud ansiosa de escapar del cotidiano (pero bondadosa en su corazón) se mete en problemas y termina enredada en turbias asociaciones ilícitas con lo que ahora parece que volvió a llamarse "gangsters".

excepto ¡excepto! que el cóctel era rarísimo. por un lado, como dije, las virginales por contrato selena gomez y vanessa hudgens (y entonces, no puede uno sino preguntarse si se animarán a ponerlas en un ass to ass como a la pobre connely, en una variación mucho más célebre del mismo tema). y, por otro lado, la dirige harmony korine, nada menos que el guionista de kids.

bien, entonces! drogas y adolescentes dirigidos por harmony korine, y mini-cristinas aguileras a las que amenazaron con echar de su trabajo por sacarse fotos en bolas, el cebo está, y es de amplia gama ¿no? sea que te gusten las road (teenage) movies, que te de curiosidad lo que haga korine con mucha plata, o simplemente te caliente la idea de ver... bueno, lo que se sugiere desde la misma gráfica, había que verla.

2. pesimista que es uno, confieso que esperaba algo más parecido a una getting there de las gemelas olsen que a un dudoso trainspotting americano. pero además ¿qué decían los trailers? chicas que se quieren divertir en vacaciones, chicas que conocen unos maleantes, chicas que se meten en problemas. no me digan que no esperan lo peor. y por momentos, llega a serlo. el contraste es abrumador, frente a ¿quince? ¿veinte? ¿cuarenta? escenas, digamos, sugerentes, en las que se pretende generar un efecto de sexualidad desbocada, hay que recordar que, a fin de cuentas, a lo largo de toda la película, apenas seis personas cojen, en apenas dos escenas... estos yankees serán muy jodones pero garchan menos que en cualquier fiesta de parroquia de pueblo... y rezan más.

3. y sin embargo...

la propuesta es muy superior a lo prometido en los mencionados y costosos trailers y adelantos. hay una apuesta formal, con un tipo de narrativa que es muy interesante (aunque a nivel temático la cosa no supera un moralismo pacato -aunque no tan pacato como uno espera). el problema es, simplemente, que no lo logra. una estructura narrativa no lineal, una especie de unión no consecutiva de fragmentos oníricos, una superposición de escenas en las que el canal de audio tiene vida propia y la gente habla por un lado, y lo que vemos va por otro lado. ahora que lo pienso, es característico del hentai, ese hablar sin mover la boca, ese hablar superpuesto a alguien que no habla, y ya no se sabe si piensa lo que se escucha o si lo dijo antes, o después.

o tal vez quiere ser un diálogo loco con lynch, acid house, dumbo y la nouvelle vague. con alan parker, oliver stone, y jim carrey en Eternal Sunshine of the Spotless Mind, con el relato esquizo de la fight club de david fincher, cuya versión más trash es el derrapante infumable de saw VII, que pareciera ser un álbum de figuritas en el que cada diálogo es una revelación (en realidad un flashback) de las anteriores saw (levántate y sufre, benjamin...), etc, etc, etc.

¿cuál es el resultado en spring breakers? bueno, durante media película uno tiene la sensación de no estar viendo otra cosa que ver un trailer de una peli pochoclera que se va a estrenar el año que viene. como si estuvieras viendo el trailer más largo del mundo. y la segunda mitad de la película, cuando se quiere revertir la estética del exceso y dar lugar a la tónica de la tragedia (y ¿alguien ha hecho eso tan bien como lo hicieron en kids?), termina siendo un embole total, en el que el inverosímil absoluto que uno miraba con beneplácita sonrisa se transforma en un eco insufrible de frases incoherente, desquiciadas inconsistencias en los personajes y una densidad semiótica que es más o menos la de la pluma que vuela en forrest gump.

4. vanessa hudgens rubia se parece a belén blanco. acaso la reminiscencia logró excitarme más que los diálogos de putona pop, que desde madonna en adelante, sólo pueden ser parodia (verbigracia, Orgazmo de mis carísimos stone y parker)

5. y eso, sobre todo eso. la sexualidad, o la falta de ella. me gusta el porno clásico americano de alta gama como a cualquiera, pero ¡que sea porno! si querés hacer eso, hacé eso. es como filmar una película de ciencia ficción en la que a cada momento se nos promete que va a empezar un relato del año 3000 con robots que vuelan, pero llega el minuto 80 y siguen mostrando una historia de adolescentes en la tierra en el año 2000. ¡oiga! ¡yo no le pedí robots, no me venda robots. ¡o hágalo, si así prefiere, pero entonces, entregue lo prometido!

pocas cosas más vírgenes, más anti garche que esta película. se ha escrito: no poseemos ars erótica. hay lo que hay. muy bien, pero ¿esto? desde la primera ¡primerísima! escena, no vemos más que los prolegómenos de una porno de alta producción. ¡kerido korine! ¿justo ahora? ¿justo en esta era, en que el amateur por fín le corre la posta a esa sensualidad decadente de pamela anderson pasada de crack! hay que actualizarse. semejante gestualidad (la de la hudgens y la benson, quiero decir) sólo puede ser tomada por sexual en estados unidos. y al final ¿qué pasa con toda esa sexualidad? unos besos entre mujeres, dos pelados tomando merca sobre las tetas de otra, un trío (de blancos) en una pileta y otro que le gustan las gordas (¿porque es negro? tal vez eso explica la estética ku klux klan de las chicas en la escena final donde... bueno, donde matan negros).

6. una virtud prevalece, sin embargo, y es cierta sinceridad. la imaginería que da color y forma a los tipos (el "gángster", la estudiante putona, la joven cristiana que se tienta), es, efectivamente -la película lo confiesa contenta- la de britney spears. nada queda del realismo gris que se intentaba en esas pelis noventosas o de los primeros años 2000 como storytelling, kids o bully. los colores opacos (verde mostaza, grises y marrones) fueron desplazados por rosas y celestes fosforescentes. bueno, a mitad de camino entre britney spears y los pet shop boys (y después de todo, es un viaje al oeste, como siempre)

7. por lo demás, las actuaciones no son malas. dentro de lo que les tocó hacer, lo hacen con cierta dignidad, me parece. con la excepción de james franco (¡el loco que toma pis y se corta el brazo en 127 horas!): como diría mi peluquero: un crá. le sale todo bien, y tal vez es el único que hace reír (a propósito, digo). sinceramente, el papel que le dan es un desastre de inconsistencia pura, y sin embargo, de alguna manera, lo hace flotar y bailar como una pequeña sinfonía improvisada en el lomo de un antílope, en el medio de una estampida. le sale todo bien, hasta el absurdo (¡absurdo, señor director!) look at my shit que le hacen repetir.











 de yapa, el momento en que la película se transforma en un video de kapanga, y franco en el mono.





4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno.

Anónimo dijo...

gracias!

A girl called María dijo...

La terminé de ver hace una hora y la venía esperando desde que se estrenó (y duró una semana en cartelera).
- Sobre el trailer mas largo del mundo: la estábamos viendo con Pirrón y me dice en un momento "no pasó nada. Todavía no pasó nada y va media hora".
- Sobre lo sexual: pf, claro, a mi me vendieron una historia llena de pendejas putas siendo cojidas hasta el hartazgo y cojiendo entre ellas, todo bien hardcore (o, bueno, quizás, me dejé llevar por mis expectativas) y nada de eso pasa. Quizás también sea una especie de broma del director ¿no? "aaah ustedes quieren pendejas putas? acá tien... NOT".

Más alla de eso, me gustó mucho la bizarreada. Britney, los pasamontañas de unicornio, la eternidad en bikini, la inestabilidad de lo onírico y bueno, James Franco es el dueño de mi corazón, no puedo decir de él más que halagos.

Anónimo dijo...

la cara del amigo pirrón viendo esta peli. debe haber sido para la foto!

y si es una especie de broma... ¡no me causa!